Y al final, el primer «Concerto Na Fin do Mundo», superó con creces nuestras expectativas…

Todo pintaba muy bien ya el día previo… entradas agotadas en apenas 25 minutos, una ubicación única, el Faro Silleiro de Baiona, en la que hasta el duro trabajo de montaje se hacía agradable, y para finalizar el día… , la naturaleza en su máximo exponente, tan presente en cada página de este proyecto, parecía agradecernos el esfuerzo realizado regalándonos esta maravillosa puesta de sol.

La jornada del Sábado no amaneció con buen pie, y el parte meteorológico amenazaba con lluvia. ¿Sería posible que después de tanto esfuerzo todo se estropeara?. Pero lo que inicialmente parecía una amenaza, se convirtió en una visita de cortesía, como si la lluvia, tan culpable de todo el verde de nuestra tierra, no quisiera perderse esta primera cita. Y así fue, el orballo pasó a saludar y como vino se fue, dejando a su paso una leve y mágica niebla que nos recordaba donde estábamos; en uno de los confines del mundo.

El primero en probar fue Pablo Lesuit, que desde que puso un pie en el recinto nos inundó a todos con su simpatía y energía. Tras la prueba de Pablo llegó la de Tanxugueiras, para nosotros un auténtico descubrimiento. Naturales, espontáneas y profesionales. Las primeras notas de su prueba nos pusieron los pelos de punta, cargaron al faro de energía y se mantuvieron reverberando durante todo el día entre sus muros, como preludio a lo que nos esperaba esa misma noche.

Y poco a poco, durante las pruebas, la magia del Faro Silleiro fue penetrando en artistas y staff,  y conscientes de que estaban viviendo una experiencia singular en uno de los enclaves más bonitos en los que probablemente tocarían, aprovecharon cada minuto de la tarde para disfrutar de las vistas y hacerse toda clase de selfies, fotos y videos con el oceano atlántico y una inigualable vista de las Islas Cíes como fondo.

Compartiendo la filosofía del evento, la movilidad sostenible y el disfrute del entorno, y dispuestos a vivir la experiencia en su plenitud, a las 19.30h, el público comenzó a verse por los alrededores. Muchos de ellos fueron llegando a pie, disfrutando de un paisaje mágicamente bañado por la niebla, y los otros, en los buses gratuitos que salían de Baiona.

A las 20.30h Russinha arrancó su primer set, con una propuesta electrónica cargada de sonidos tribales, afro-house y tropicales mezclados magistralmente con sonidos y ritmos de la música tradicional gallega, creando un momento de desconexión que nos permitió fusionarnos con el entorno, mientras disfrutábamos de otros dos de los principales placeres de nuestra tierra, una Estrella Galicia bien fresquita, y una selección de bocados basados en productos gallegos y entre los que destacaban unas deliciosas empanadillas de Zamburiñas o Lacón Con Grelos.

A las 21.00h, con puntualidad británica, Pablo Lesuit se subió al escenario inundando el Faro Sileiro con su energía. Pablo nos deleito con 45 minutos de pura intensidad musical, una actuación viva de principio a fin, con un ritmo que no permitió ni un segundo de aburrimiento, y que de haber podido, nos habría tenido bailando enfrente del escenario hasta el último acorde. 

A las 22h llegó uno de los momentos cumbres de la noche y Tanxugueiras se subieron al escenario, encandilando al público desde la primera palabra, con su naturalidad y desparpajo.

Pero cuando comenzaron a cantar la cosa se puso seria, y con la primera nota, surgió el amor a primera vista entre los cerca de 200 asistentes, y las voces de Olaia Maneiro, Aida Tarrío y Sabela Maneiro, tres mujeres fuertes, valientes y empoderadas, llenas de virtuosismo y contundencia, dejandonos claro que son las máximas exponentes de una nueva generación de cantareiras.

Y entre actuación y actuación la noche fue ganando terreno al día, y poco a poco el cielo se fue despejando, para dejar que el Faro Silleiro tuviera su momento de protagonismo, e iluminará con su luz, uno de los más bellos enclaves de nuestra costa, despidiéndose del público como realmente se merecía, y poniendo el broche de oro, al primer Concerto Na Fin Do Mundo.

Mañana, nos espera la segunda cita de Concertos Na Fin Do Mundo, esta vez en el Faro Punta Da Barca de Muxía, acompañados por Dulce Pontes, Margarida Mariño y Russinha.


Nos vemos en el fin del mundo…

Fotografía: Fuco Reyes